NEWS

¡de vacaciones! diez consejos para un verano divertido y saludable

¡Que levante la mano quien no ame el verano! Desde luego, ola de calor aparte, es seguramente una de las temporadas más bonitas y esperadas del año.

Ya llevamos un mes en esta nueva estación – su debut oficial es el 21 de junio – y su llegada significa muchas cosas: vacaciones para los niños y niñas (pero también para los más mayores que ya cursan la universidad), y para todos, oscurece más tarde y así aumentan las actividades que podemos hacer al aire libre.

A pesar de que el verano es la temporada consagrada para desconectar de la rutina invernal, descansando y recargando pilas, nosotros desde la Gasol Foundation tenemos claro que ello no significa dejar de lado nuestros buenos hábitos. Por eso, queremos que los 4 pilares saludables que promovemos – actividad física, alimentación saludable, duración y calidad del sueño y bienestar emocional – sigan bien presentes en nuestro día a día ¡de la forma más sencilla posible!

El verano, por ejemplo, es el momento perfecto para salir y moverse.

Aunque sea con una caminata al atardecer o un paseo por la playa, esta temporada parece motivarnos a explorar, jugar y movernos.

¿En qué actividades divertidas y saludables del verano has participado hasta ahora?

Como todavía queda mucho tiempo antes de que acabe la temporada, desde el equipo de la Gasol Foundation queremos compartir un listado de 10 actividades que merece la pena probar. Por dos razones sencillas:

  1. son muy flexibles, ya que se pueden realizar o en soledad o involucrar a toda la familia y amigos (¡así será doblemente divertido!)
  2. porque sí, ¡en vacaciones tenemos todo el tiempo para probar todas las 10! ¿Quién se anima?

 

¡Empezamos!

    1. Dar un paseo en bicicleta                                                Sacamos las bicis del garaje y damos un paseo tranquilo por el vecindario. Esta actividad, además de que tiene la ventaja de quemar calorías, puede ser todavía más divertida cuando nos animamos con toda la familia.
    2. ¡Ponemos fuego a la parrilla!                                         ¿Qué hay más veraniego que una barbacoa? Toma tu espátula y ponte a cocinar. Y cuando hablamos de barbacoa no significa sólo cocina grasosa o alimentos poco saludables: Optar por un pollo a la parrilla dará un toque sabroso a la cena, e incluso también podéis montar una fábrica casera de pinchos de verduras: ¡puede ser un momento divertido para involucrar los más pequeños en la preparación!
    3. Una larga caminata                                                                                                                                      Explora la naturaleza yendo de excursión: es una actividad que nos permite disfrutar de un hermoso paisaje mientras simultáneamente sudamos y eliminamos toxinas. De hecho, el senderismo puede considerarse un entrenamiento de cuerpo completo.
    4. Brazadas de energía Localizamos la piscina más cerca o vamos a la playa local: no hay nada más refrescante y tonificador que un buen baño. Las actividades aeróbicas en el agua, como nadar o incluso jugar en la piscina, son una excelente manera de mantenerse activos.
    5. Pulgar verde para mantenerse en formaEl verano es la temporada perfecta para la jardinería. Esta actividad es beneficiosa por muchas razones: te permite mantener el cuerpo bien activo y sobretodo aprovecharte de los resultados de tu huerto. También motiva a los niños a comer verduras, ya que estárán mucho más predispuestos a comer algo que ellos mismos han ayudado a cultivar y cuidar.
    6. Un paseo después de cenar¿Cómo aprovechar el hecho de que oscurece más tarde y los niños no tienen que levantarse temprano para ir a la escuela a la mañana siguiente? Antes de pegarnos al sofá, después de cenar podemos hacer algo de ejercicio ligero. Deja que tu comida se digiera dando un paseo por tu vecindario o en el parque tras de la cena. Te ayudará incluso a descansar mejor.
    7. Ir de camping El camping es una experiencia muy divertida de planificar, sobre todo con la familia y los amigos. Es además una gran actividad veraniega y es una oportunidad única para apagar las pantallas y volver a conectarse con la naturaleza.
    8. De paradita en paradita…¡al mercado!Vamos con toda la familia al mercado local y escogemos juntos los productos frescos y de temporada. Es una manera de planear juntos la comida haciendo una compra llena de colores.
    9. Batidos refrescantesNo solo cuando hace mucho calor: hacer batidos es una solución que en verano nos ayuda mucho, pero es tan rápida y divertida que será una costumbre difícil de abandonar cuándo acabe la temporada estival… Así que ya sabes, ¡ toda la familia manos a la obra! Se pueden usar frutas, verduras, leche de almendra, de avena… ¡Animaros a experimentar con colores!Además hacer batidos es una excelente manera de que los niños coman vegetales, porque como por arte de magia podemos beberlos ¡hasta con pajitas súper locas!
    10. ¡Todos al parque! Monta una cometa, coge una pelota o un frisbee y sal de tu patio o de tu barrio, ¡nos vamos al parque! Jugar con la pelota, hacer volar una cometa o correr para atrapar un frisbee son actividades muy divertidas y están genial para la salud del corazón.

 

¡No hace falta mucha planificación para que este verano pueda ser el más saludable y el más divertido siempre con nuestro lema Make It Healthy, Make It Fun!

SHARING IS CARING