NEWS

#RetoSaludable de Junio: Hidratación saludable

El agua es un componente imprescindible para el ser humano. Supone una parte importante de nuestro peso. En los meses de más calor como el verano en los que además los niños y niñas están en pleno movimiento es importante fomentar una buena hidratación.

Debemos tener en cuenta que el mecanismo de la sed no está perfeccionado durante la edad infantil, por eso los niños reaccionan más tarde al déficit de líquidos y pueden deshidratarse con más facilidad que un adulto. Es importante que beban agua (como primera elección) u otros líquidos de forma regular y antes de tener sed para evitar la deshidratación. Especialmente antes, durante y después de practicar actividad física y cuando están enfermos.


 

Beneficios saludables de la hidratación:

Cuando un niño está bien hidratado:

  • Mejora en las tareas relacionadas con la atención y la memoria inmediata.
  • Tiene más vitalidad.
  • Hay menos riesgos de lesiones y dolores articulares y musculares.
  • Padece menos infecciones respiratorias.
  • Tiene menos cefaleas o migrañas.
  • Garantiza un mejor transporte de nutrientes a través de todo el mecanismo celular.
  • Va al baño con más regularidad y sufre menos estreñimiento, ya que las heces son más blandas.
  • Regula mejor su temperatura corporal.

La Organización Mundial de la Salud, recomienda que los niños y niñas de 1 a 4 años consuman un 1 litro de líquido al día en forma de agua y alimentos. A partir de los 4 años se recomienda que las niñas consuman 2.2 litros y los niños 2.9 litros de líquido al día.


Cómo aumentar el consumo de agua:

  1. Empezar el día con un vaso de agua: agregar un vaso de agua al desayuno es una buena práctica para comenzar el día bien hidratado.
  2. No esperar a que el niño tenga sed: en la escuela y en casa debemos asegurarnos de que el niño beba suficiente agua a lo largo del día.
  3. Poner siempre una jarra de agua en la mesa: enseñar a los niños a preferir el agua, sobre todo al comer.
  4. Como adulto, dar ejemplo: no se olvide de la importancia de la mitación.
  5. Prevenir la deshidratación en el deporte: beber agua antes, durante y después de hacer deportes es importante para tener un buen rendimiento.
  6. Facilitar el acceso al agua en la escuela: un libre acceso al agua puede tener efectos positivos en el rendimiento cognitivo de los niños y su estado de vitalidad.
  7. Mantener una fuente de agua cerca cuando están activos: (plazas, juegos, cumpleaños), en épocas de calor o cuando se encuentran en ambientes climatizados, recordar que la calefacción y el aire acondicionado aumentan las pérdidas insensibles de agua corporal.
  8. Recordar que siempre el agua es la mejor opción: se recomienda limitar el consumo de bebidas azucaradas y no endulzar en exceso las infusiones.
  9. Mirar el color de la orina: es un test simple de realizar; si el color es claro y transparente el niño está bien hidratado.

¡Para lograr superar el #RetoSaludable del mes de junio #HidrataciónSaludable, no te pierdas nuestras tarjetas descargables #MakeItHealthyMakeItFun!

SHARING IS CARING