NEWS

El hábito del ejercicio físico en niños y adolescentes

Las fiestas navideñas han llegado a su fin y a los niños y jóvenes les toca volver a la rutina. Volver a la escuela, a las horas de estudio, las pautas de sueño…y al ejercicio. Probablemente sea este último el que más les cuesta, ¿verdad? No hay que olvidar que educar a los niños y niñas en hábitos saludables desde temprana edad es la medida preventiva más eficaz para mejorar la condición de salud a lo largo de toda la vida del individuo.  Por esta razón, desde la Gasol Foundation traemos una serie de consejos para que lograr consolidar unos hábitos de ejercicios en los niños y jóvenes no se convierta en un quebradero de cabeza ni para los más pequeños, ni para los papás y mamás.

Vida! Walking Club

Vida! Walking Club

Acuérdate de poner metas realistas

Roma no se construyó en un día. ¿Cómo vamos a organizar las sesiones de actividad física? ¿Qué días haremos actividades al aire libre? Nuestras buenas intenciones pueden venirse abajo ante una organización demasiado exigente. No es aconsejable, alterar nuestras rutinas de la noche a la mañana. Es preferible poner en marcha dos o tres pequeños cambios, y esperar a que estén integrados para pasar a los siguientes. Lo ideal es reservar una hora de ejercicio diaria para acostumbrar al cuerpo, sin sobre esforzar nuestras capacidades ni la de los más pequeños. Una hora de actividad física moderada al día mejorará sensiblemente el índice de masa corporal (relación entre peso y estatura) de los niños, incrementará su rendimiento escolar e incluso su estado de ánimo.

Sessió saludable i educativa

Evento Gasol Foundation

Nunca conviertas el ejercicio en una obligación

Es más importante que les divierta a que adquieran habilidades. Si les gusta, será más fácil que lo hagan. El juego y el deporte son aliados imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo. La mayoría de los adultos relaciona el ejercicio con un gimnasio, pesas o una cinta de entrenamiento. Pero para los niños, hacer ejercicio significa jugar y mantenerse físicamente activos. Podéis practicar fútbol, inventar coreografías, dar un paseo en bicicleta o jugar a los relevos. Para que integren la actividad física como una satisfacción, conviene generar un recuerdo gratificante de ella.

GasolFoundation_VidaSouthLA_2016-09-24_93

Niños de Vida!

Potencia la parte positiva

Frases como ‘No estés todo el día en el sofá’ o «Deja la videoconsola’ producen frustración y ansiedad en los niños. En cambio, otras como «¡Vámonos de paseo!», «¡Hace un día fantástico! ¿Quién se anima a jugar un partido?» reforzarán los hábitos que queremos crear. No te olvides de organizar planes familiares al aire libre durante el fin de semana. Son una buena forma de dejar a un lado el ocio sedentario y estrechar lazos familiares de una forma divertida y saludable.

L'Esport SUMA families

Familias de L’Esport SUMA

Repite hasta que sea natural y predica con el ejemplo

Lo más importante a la hora de comenzar una rutina de ejercicios es la constancia, muchas veces los niños van a querer tirar la toalla y preferirán seguir sentados en el sofá, pero lo principal es que los padres den el ejemplo necesario para animarles a continuar. Si nosotros lo hacemos, es más fácil que ellos se apunten. Podemos buscar cualquier excusa para salir a la calle (pasear juntos al perro, sacar la basura, bajarse del autobús una parada antes). Un simple paseo mejora el estado cardiovascular tanto en los niños como en los adultos. Recordemos que un niño aprende lo que ve, no lo que escucha. Pasear será divertido si vamos todos. Aprenderá poco a poco que el ejercicio le sienta bien y nuestro hijo sabrá que no le estamos castigando, ya que todos lo hacemos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una hora de ejercicio físico moderado al día, para niños de entre 5 y 17 años, pero también señala que incrementar el tiempo dedicado a su práctica únicamente aporta beneficios para su salud. En los más pequeños los deportes aeróbicos son los más adecuados, pues les ayuda a desarrollar su coordinación, elasticidad, equilibrio y sentido del ritmo (artes marciales, paseos en bicicleta, juegos en el parque, excursiones, etc.). A partir de los 7-10 años los deportes de equipo y la competición pueden suponer un estímulo muy adecuado, fomentando el esfuerzo, la disciplina y la competitividad, al tiempo que les permite instaurar el hábito del ejercicio físico y mantenerlo cuando sean mayores.

SHARING IS CARING